Seleccionar página

Cerrajeros 24 horas
Un candado es un instrumento que nos proporciona seguridad, es conocido como una cerradura portátil cuando algunas puertas no permiten colocar una cerradura. El candado resulta mucho más barato que una cerradura y es muy fácil de utilizar. En el mercado podemos conseguir diversidad de candando, variando su tamaño, marcas y nivel de seguridad.
Pues bien, las cerraduras en algunos casos son un misterio, sólo sabemos que necesitamos una llave para abrirla y punto. Pero pocos saben que las llaves poseen “dientes” en posiciones muy específicas para entrar en la cerradura y esta pueda abrirse. Esto mismo sucede cuando hablamos sobre los candados y otras cosas que necesitan de una llave para abrirlos o cerrarlos. Lo bueno es, que existen algunos técnica o método que te permitirá cerrar o abrir las cerraduras sin mayor problema.
Resulta muy frustrante perder la llave de un candado. Si te ha pasado y necesitas sacar el candado, puedes hacerlo con la ayuda de algunos artículos, que estamos seguros los tienes en tu hogar.
Métodos para abrir el candando sin llave
En el presente artículo te enseñaremos a solucionar este pequeño problema, que en algún momento todos hemos tenido que enfrentar. Solo tienes que seguir las explicaciones y te evitaras gastar dinero en contratar un cerrajero.
Método 1. Lo primero que debes hacer es tomar una tapa de alguna lata y cortarla para obtener una pequeña lámina en forma de “T”. Posteriormente, las esquinas (la parte de arriba de la T) debes doblarlas uniéndolas y también deben ser recortadas, la idea es redondearlas un poco. Luego de doblar el metal, este debe ser insertado en el lado del arco metálico, es decir, la parte de arriba del candado, del lado donde cierra el candado; ayúdate con un alicate. Debes presionar la lámina hacia abajo, de modo que entre en el orificio donde reposa el extremo del arco metálico. En ese momento la lámina hará que se suelte el seguro del candado y abrirá fácilmente.Método 2. La segunda forma de abrir un candado sin la llave, es empleando Clips. Para esto, necesitaras dos clips grandes. Desenrolla los clips, de manera que queden extendidos. Uno de los clips debe arquearle la punta, a tal punto que parezca una “L” y el otro clip debes dejarlo totalmente extendido. Introduce el primer alambre en la parte inferior del ojo de la cerradura del candado. Debes moverlo un poco y presionar constantemente, luego inserta el segundo clip, debes moverlo hacia arriba. El objetivo es levantar los pistones (barras internas) que son los encargados de cerrar o abrir el candado. Si tienes tacto podrás escuchar cuando los pistones vayan cediendo de posición, en este preciso momento el candado se abrirá.
Te recomendamos, limpiar los candados por lo menos una vez al año. Sin embargo, en ambientes especialmente corrosivos o con mucho polvo se debes limpiarlo cada tres meses. Aplica un poco de lubricante no graso en la orifico de la llave y el arco. Introduce la llave, abre y cierra el candado varias veces para que se distribuya uniformemente el lubricante. Posteriormente, limpia el exceso de lubricante de la llave. No utilices aceite, grafito seco o lubricante de silicona. El aceite atrapa la suciedad. Además, interfiere con el movimiento de los pasadores en el sistema de bloqueo. En ciertas ocasiones, el grafito se aplica en exceso y luego obstruye el movimiento de las piezas. Te aconsejamos mantener un juego de llaves extras en un lugar seguro o con algún familiar para evitar una situación en la que tengas que abrir un candado sin la llave.
 

[Total:2    Promedio:4.5/5]

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Scroll Up